Aborto: la grieta entre celestes y verdes que definen los grises
En el PJ y en Cambiemos vuelve a ser una discusión transversal, con posturas muy distintas dentro de cada uno de los bloques. Quiénes votarán pensando en la elección 2021 y quiénes con coherencia.

| Por Gabriel Silva |

El anuncio de esta semana del presidente Alberto Fernández de enviar el proyecto de legalización y despenalización del aborto al Congreso se presenta como la grieta entre celestes y verdes con la que cerrará el año. De una manera similar a la del 2018, con un frente complejo desde lo económico, y tomando decisiones fuera de un año electoral; el oficialismo nacional instala el debate.

Aunque, a decir verdad, y a diferencia de lo que ocurrió durante la gestión del expresidente Mauricio Macri, cuando el líder del PRO habilitó la discusión; aquí, al llegar desde el Ejecutivo, Fernández la impulsa. Y no solo que la impulsa, sino que toma posición y se manifiesta a favor de la despenalización.

Dato no menor si se tienen en cuenta los códigos legislativos: cuando el proyecto lo mandan desde el Ejecutivo, los legisladores oficialistas, en todas partes, acompañan. Casi que no queda margen para grises; con lo cual, la discusión será aún más interesante con ese condimento como condicionante.

En Córdoba, como era de prever y tal cual sucedió en 2018, hay mayoría de pañuelos celestes por encima de los verdes. De hecho, entre a favor de la despenalización del aborto votarán a favor, los kirchneristas Gabriela Estévez, Pablo Carro y Eduardo Fernández. A los que se sumará la radical Brenda Austin, siendo la mestrista tal vez la única de Cambiemos en Córdoba que acompañe.

Hasta ahí, sin novedades. Porque los celestes serán los que ya rechazaron el proyecto en 2018 y los verdes ya se manifestaron. Las dudas están en los grises; o los que tomaron posición hace dos años y la primavera albertista lo hizo desteñir.

A saber: muchos empezaron a pensar en cómo su voto los condicionará a futuro. Vamos por partes. Mario Negri, el radical y jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, estuvo en duda hasta el último momento hace dos años y terminó votando a favor. Bueno, encuestas en manos, y presión del ala conservadora mediante, algunos no descartan que cambie: juegue a un indeciso o vote en contra para que no le complique sus planes de senaduría 2021.

Misma situación en la que se encuentra la actual senadora macrista, Laura Rodríguez Machado, que en 2018 votó a favor, discutió con su partido y hoy sus ganas de continuar en el Senado la ponen en duda a la hora de votar. Si vota a favor, se muestra coherente con lo votado hace dos años; si vota en contra, apelará a no enfrentarse con los sectores más conservadores de Córdoba en busca de los votos el año próximo.

El peronismo también tiene sus ruidos. Schiaretti les dio libertad de acción a sus cuatro diputados, pero hay algunos que están definidos y otros se muestran dubitativos. Paulo Cassinerio rechazó el proyecto en 2018 y se mantendrá; la riocuartense Márquez también rechazará y ahora vienen las dudas. Porque Carlos Gutiérrez no se manifestó, y rechazaría, y porque Vigo vuelve a estar entre los grises.

La esposa del gobernador fue la única que se abstuvo en 2018 y ahora está en duda; si apoya, recompone su relación con parte de su base electoral, pero se distancia del establishment a meses de una campaña que la puede tener como protagonista.

Así se vive en Córdoba la disputa entre celestes y verdes, aunque con grises claves.







SOS Sillas