El Gobierno planea pagar las vacunas cubanas con un crédito que nos debe el régimen catrista
La negociación entre Argentina y Cuba para adquirir las vacunas Soberana y Abdala podría significar el final de una historia que empezó a escribirse en 1973, cuando le otorgamos un préstamo de US $1.278 millones a la isla caribeña.
El Gobierno planea pagar las vacunas cubanas con un crédito que nos debe el régimen catrista
| Por redacción Pura Verdad |

Los economistas calculan que la deuda actualmente superaría los USD 4.800 millones. Durante la presidencia de Néstor Kirchner hubo negociaciones pero no se llegó a un acuerdo

La negociación recién se inició y llevará unos meses cerrar un posible acuerdo. Cabe recordar que el régimen cubano pedalea la deuda desde hace casi 48 años.

Aquel préstamo millonario de 1973 fue para financiarle a Cuba la venta de 1.000 tractores, maquinaria agrícola, 5.515 camiones pesados Fiat y 6.000 automóviles Fiat 125, además de otros miles de Renault 12, Ford Falcon, Citroën Ami 8, Peugeot 404, y 9.000 unidades Dodge 1500. “Era el mayor crédito otorgado por la Argentina a país alguno hasta ese momento”, sostuvo el embajador Juan Archibaldo Lanús en su libro De Chapultepec al Beagle.

La medida, una propuesta del entonces ministro de Economía José Ber Gelbard, fue utilizada por el gobierno de Juan Domingo Perón para romper el bloqueo impuesto a Cuba por parte de Estados Unidos.

Inicialmente se había pactado un plazo de seis años, con una tasa del 6% anual. Pero pasaron casi 48 años. Algunos economistas calculan que esa deuda superaría en la actualidad los USD 4.800 millones, tomando en cuenta los intereses.

“Si le agregamos sólo los intereses compensatorios devengados a la tasa originalmente pactada del 6% anual durante estos 46 años, a interés simple y no compuesto (sin anatocismo), la deuda del capital e intereses asciende hoy a USD 4.805 millones y sin tomar en cuenta los intereses moratorios y punitorios que correspondería aplicar, lo que duplicaría fácilmente ese monto”, sostuvo el economista Ramón Frediani en un estudio publicado en mayo de 2019.

El embajador argentino en Cuba, Luis Ilarregui, dijo hace unos días, luego del viaje de la ministra de Salud Carla Vizzotti y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, que las vacunas (Soberana y Abdala) podrían llegar en agosto, cuando el gobierno cubano termine de vacunar al 70% de su población.

“Se reunieron con las autoridades sanitarias y con el ministro de Salud cubano, y firmaron una carta de intención y una carta para la confidencialidad”, se limitó a contar el embajador Ilarregui luego de esa visita.

El Gobierno argentino tiene una estrategia de adquirir la mayor cantidad de vacunas con la mayor cantidad de proveedores posibles. De todas maneras, al final del recorrido, Alberto Fernández y Miguel Díaz-Canel Bermúdez decidirán cuántas vacunas llegan y a qué precio. De esa ecuación político-financiera podría salir el valor de cada dosis y si Cuba termina de cancelar un crédito que fue concebido cuando existía el Muro de Berlín y el mundo era bipolar.


  AUDIO


Ebano Maderas