Sigue la alerta amarilla por ola de calor en Córdoba
Se espera una semana con máximas que superarán los 30 grados. El viento norte ganará terreno en la provincia, provocando un marcado aumento de la temperatura.
Sigue la alerta amarilla por ola de calor en Córdoba
| Por redacción Pura Verdad |

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó una máxima de 39ºC para este martes. Recomiendan protegerse del sol y mantenerse hidratado. Hay alto riesgo de incendios.

El secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes, Claudio Vignetta, recordó este lunes que está vigente la prohibición de encender fuego o cualquier actividad que pueda originar incendios en toda la provincia, porque la que se inicia será una semana complicada en función de las elevadas temperaturas que se pronostican y que motivaron un alerta del Servicio Meteorológico.

La ola de calor contempla marcas en torno de los 40 grados en la zona de montaña, donde existe riesgo de incendios forestales. “Durante toda la semana se esperan temperaturas por encima de los 38 grados y la carga combustible es alta”, precisó el funcionario.

Respecto a condiciones que complican el panorama, Vignetta consideró que “ la humedad no ha sido suficiente para Córdoba; las montañas están amarillas, todavía no se han verdeado que es lo que se consigue con humedad y , en consecuencia, vamos a estar en consecuencia con riesgo extremo”.

Las elevadas temperaturas estarán presentes toda la semana en Córdoba, con máximas que superarán los 30 grados. Para este lunes, el termómetro superará los 35 grados, mientras que para mañana se aguarda una mínima de 17º y la máxima podría alcanzar los 37º. En tanto, para el miércoles se espera un cielo mayormente nublado durante el día con mínima de 20º y máxima de 34º. Para el jueves se proyecta una posible lluvia ligera por la noche y la máxima treparía hasta los 36º; y el viernes la máxima oscilará cercana a los 35º.

En cuanto a las precauciones que es necesario adoptar para tratar de alejar el riesgo de incendios que rápidamente se vuelven incontrolables, las medidas son las habituales y la mayoría de ellas no demandan más que la aplicación del sentido común.

Lo más elemental es no quemar restos de poda, basura, rastrojo y malezas retiradas de terrenos.

En igual sentido se pide no arrojar fósforos encendidos en campos, bosques o zonas arboladas en ningún caso. La mayoría de los incendios se originan y ocurren a causa de la falta de precaución.

También es necesario no tirar colillas de cigarrillos porque una chispa puede iniciar un incendio en cuestión de minutos.

Otros consejos, en cambio, demandan tiempo y preparación y consisten en mantener la limpieza de alambrados; construir reservorios de agua; disponer de elementos de combate del fuego como palas, chicotes y machetes; mantener con agua, en la medida de las posibilidades, piletas de natación o tanques australianos durante todo el año.

También por ley, los dueños de los campos deben realizar picadas perimetrales que consisten en crear una franja de 6 a 15 metros de ancho desde el límite de un predio hacia el interior, donde debe eliminarse todo el material combustible.

Una recomendación que hay que tener siempre presente es la de dar aviso inmediato si se detecta la existencia de fuego. Los dos teléfonos a los que hay que llamar con urgencia son el 911 de la policía o el número gratuito 0-800-38346 (FUEGO).