Pasaron hambre en la niñez y hoy crearon un comedor
Esta es una de esas historias que merecen ser contadas. Mayra y Macarena son hermanas y junto a su madre dan la cena a más de 350 personas. Son humildes, a ninguna de ellas le sobra el dinero, pero sí las ganas de ayudar para que todos los vecinos puedan tener un plato de comida sobre la mesa.

| Por Analía Romero Asef |

Viven en Ampliación Marcos Sastre y hace meses vienen llevando adelante esta obra solidaria, que permite comer, al menos dos veces por semana, a muchas personas. Mayra y Macarena crecieron en una villa de emergencia, allí vivieron durante su infancia y pudieron paliar el hambre gracias a un comedor como el que ellas ahora formaron.

“Mi mamá trabajaba mucho y no alcanzaba, entonces mirando para atrás, ahí nos dimos cuenta que hay mucha gente hoy que está pasando por lo mismo”, dijo al móvil de Despertate una de las hermanas.

Cuando esta familia empezó con el comedor La Amistad, eran 150 raciones las que distribuían, pero actualmente dan más de 360 porciones cada martes y viernes.

No sólo estas chicas forman parte de esta olla, también sus respectivos maridos y claro, su madre que las apoyó desde el primer momento. “Cuando hablábamos de que sería una buena idea hacerlo, lo veíamos como algo lejano, pero mamá nos alentó y nos dijo que no esperáramos, que lo hiciéramos”, relató Macarena.

“Lo mismo cuando vemos que no llegamos con la mercadería para toda la gente, pensamos que hoy no lo hacemos, y mi mamá viene y nos dice ´sí, sí lo hacemos´, eso nos llena de orgullo”, manifestó Maira.

“Nosotros no queremos nada para nosotras, pedimos que nos ayuden con mercadería”, dijo la mamá. Y añadió: “Yo soy jubilada y todos los meses, dejo parte de mi sueldo para poder llevar adelante este comedor. Estoy orgullosa de mis hijas, rescataron esto de la pobreza en la que se han criado”.

Las chicas conocen de cerca a la pobreza, el hambre las golpeó mucho tiempo durante su niñez. Pasaron muchas necesidades, pero hoy agradecen a esas personas que les dieron de comer en esas épocas. Y llaman al corazón de los cordobeses, para que esta hermosa obra no deba terminarse.

Para colaborar con mercadería pueden comunicarse al  351-6748874



SOS Sillas